El 2012 se vendieron 53 mil, y para el 2013 se proyectan 66 mil nuevas unidades. Son económicas, permiten sortear la congestión fácilmente, contaminan menos que un automóvil y cada vez tienen mejor tecnología. El mercado de las motos está en auge y entre los usuarios, las mujeres se suman a la tendencia.

Durante los últimos años, el boom por las motos se ha percibido fuertemente en el país. En 2012, el mercado creció 27%, según cifras de la Asociación Nacional de Importadores de Motocicl
etas (Anim), que destaca que esta alza se refleja por tercer año consecutivo. El año pasado se comercializaron 53.143 vehículos de este tipo y los importadores esperan continuar con este ritmo para el 2013, con la proyección de venta de 66.400 unidades, cifra récord para Chile. Según el presidente de Anim, Sergio Baracatt, “la expansión continuará estable en el corto y mediano plazo”.

Con estos datos, se puede decir que la venta de motos en Chile crece a pasos agigantados y los modelos preferidos son las urbanas, para hacer frente a los tacos del tránsito, ya que además son económicas, puesto que rinden hasta 45 kilómetros por litro. “El ahorro es abismal, estamos hablando que un trayecto normal, donde una persona se puede demorar entre una hora y una hora y media en auto o transporte público, en moto se puede hacer en 20 o 25 minutos”, asegura Baracatt. Los beneficios de este medio de transporte son innumerables. De hecho, según un estudio en el que participó el Departamento de Ingeniería de Transportes y Logística de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica, la motocicleta hoy es el mejor sistema de transporte.

“Sólo por nombrar algunos, están ahorro de tiempo y dinero, menores niveles de contaminación, además de una mayor sensación de libertad y movilidad”, asegura Rodrigo Escobar, jefe de Administración, Marketing y Promoción de la división Motos de Honda Motor de Chile. A este auge contribuye el lento crecimiento de la infraestructura vial de nuestro país, por lo que las motos se han convertido en una excelente opción para evitar la congestión y también para hacer frente a los largos trayectos en transporte público.

“Hay un beneficio tácito, en el que las personas hacen la evaluación de cuál es el costo alternativo de trasladarse en el sistema público. Entonces, la gente dice: me gasto $30 o $40 mil pesos mensuales en el Transantiago y por $25 o $30 mil mensual me puedo comprar mi propio medio de transporte y además es una inversión que le va a permitir manejar su tiempo”, asegura Felipe Desmadryl, gerente comercial de Yamaha Motos.

En este contexto, el experto explica que actualmente las marcas están desarrollando motos con mejores prestaciones tecnológicas a menores precios. “Son motos sumamente eficientes desde el punto de vista del consumo, cómodas para manejar y urbanas”, afirma.

Baja motorización

A pesar de las buenas cifras, que se dan por la capacidad de ahorro y el mayor acceso a la compra, el país está por debajo de otros respecto a motorización: en Chile hay apenas una moto por cada 400 chilenos, mientras que en Argentina o Brasil hay una cada 30 habitantes. En Colombia, por ejemplo, se venden más motos que autos.

En relación a la región, el ejecutivo de Yamaha asegura que “hoy día estamos en pañales”. “En 2015 pensamos estar en torno a las 100 mil unidades importadas, que indicarían que es un mercado maduro en relación a nuestro parque total automotor y a la población”, dice. En este contexto, pese a los innumerables beneficios que entrega la moto como medio de transporte, lo cierto es que aún hay una serie de inconvenientes por resolver, como el uso del tag, leyes de tránsito, estacionamientos exclusivos y en especial, el respeto por el motorista.

Sobre este tema, Constanza Mujica, directora ejecutiva de Anim, asegura que se requiere de un tratamiento integral por parte de las autoridades para fomentar una cultura de manejo seguro y responsable, así como para la habilitación de vías preferentes y de estacionamientos, principalmente en los centros cívicos de las ciudades. “En la Región Metropolitana, oficialmente hay 522 estacionamientos para motos”, dice.

A esto, Desmadryl agrega que, actualmente, las motos se estacionan en cualquier parte, y existen quejas por manchas de aceite en las veredas. “Hay entes privados, como los malls, que están destinando lugares, pero no es suficiente. Es un tema que tiene que ser una conciencia globalizada, porque las motos son una realidad que ya llegó para quedarse”, puntualiza el ejecutivo.

Fuente: La Tercera
Suplemento: Pasión en la ruta
Periodista: Silvana Labra